Todos los viernes a la tardecita, un grupo de adolescentes y jóvenes, alumnos del San Isidro - San Juan Bosco, se junta en el Colegio para compartir JMS (Juventud Misionera Salesiana), uno de los grupos animadores de nuestra casa. En la siguiente nota conocé de que se trata el apostolado de esta semana y repasá la galería de fotos.

En La Paz hay un movimiento que se llama Juan 6, liderado —entre otros— por el sacerdote de la parroquia, el Padre Daniel Aschieri. Se juntan todos los domingos para cocinar y en la tarde - noche salen a repartir comida y a generar un encuentro con personas en situación de calle.

Desde hace varios días los alumnos de JMS tuvieron la iniciativa de hacer un apostolado para ayudar a este movimiento social que tiene como uno de sus principales objetivos ayudar a las persones necesitadas de La Paz. Por eso, los adolescentes y jóvenes se movieron para obtener donaciones en alimentos.

Con todo lo que lograron conseguir, este viernes empezaron a pelar y cocinar todos juntos los alimentos para ir preparando la comida caliente de este domingo. Después, integrantes del movimiento Juan 6 serán los encargados de repartirlos por los lugares donde habitualmente hacen el recorrido.  

La educadora de nuestra casa, Majo Pastorino, animadora de JMS e integrante del Movimiento Juan 6, dijo que "es el tercer año que salimos con este grupo buscando generar un encuentro con personas que están pasando situaciones adversas con la excusa de darles un plato de comida".

La catequista agregó, sobre la respuesta de las personas a las que se acercan todos los domingos de invierno, que "al principio era una relación un poco más fría y con algo de temor de parte de las personas que entrábamos en contacto, pero con el paso del tiempo se fueron abriendo y nos fueron contando sus vivencias, los diferentes motivos que los llevaron a vivir esas situaciones, al punto de encontrarlos en la calle, saludarnos y generar una linda sensación".

Por último, Majo afirmó que "propusimos acercar este movimiento a los jóvenes de JMS del San Isidro para mostrarles otras realidades de apostolado, y que no siempre sea la de ir a animar a gurises de Oratorio, que también está muy bueno. Les propusimos dar una mano para que otros den una mano y que se vaya generando como una cadena de ayudar al otro".